image

Moderniza tu cocina y ¡devuélvele la vida!

¿Pensando en modernizar tu cocina? ¡Llegaste al lugar correcto! En socoda tenemos muchas pasiones, pero la principal es el diseño, nos encantan los lugares que transmiten historias, los lugares con carácter que te permiten conocer sobre la personalidad de quienes los habitan incluso en su ausencia, esos lugares a los que nos gusta volver y que se convierten en centro de reunión por lo bien que nos hacen sentir.

Cuando de diseño se trata hay cientos de estilos para elegir y más allá de encontrar estilos correctos o incorrectos, se trata de hallar el que vaya bien contigo y que “hable tu mismo lenguaje”.

Un tema que se ha convertido en tendencia en los últimos meses es el diseño minimalista, un estilo que se aplica desde el arte, pasando por la ropa y llegando diseño del hogar reflejado en la arquitectura o diseño de interiores, un estilo que permite la creación de espacios limpios, amplios y ordenados y que así como tiene miles de seguidores, también tiene unos cuantos detractores. En esta oportunidad, nos centraremos en los amantes del minimalismo así que si este no es tu estilo, ¡sigue al siguiente artículo! porque hoy te contaremos una guía básica de recomendaciones que toda cocina minimalista debe tener:

  1. El poder del blanco: El color blanco transmite limpieza, orden y amplitud además de iluminar los lugares haciéndolos ver más espaciosos. El blanco es el color por excelencia del minimalismo, es un color básico, sencillo y que permite fácil limpieza, es por eso, que el primer paso en el proceso de construcción de tu cocina minimalista es probar con un sencillo cambio en la pintura de paredes o gabinetes, unificándolos en blanco.
  1. Menos muros + espacio: El minimalismo privilegia los espacios abiertos, deshazte de los muros innecesarios y notarás como se agrega un efecto visual de más metros cuadrados con solo decirle adiós a uno que otro muro.
  1. No es suficiente con la cocina, también debes llevarlo al comedor: Ahora que sabes que estás dispuesto a eliminar uno que otro muro y decirle sí a una cocina abierta, debes tener en cuenta que deben ser vistos como un mismo espacio donde el estilo se comparta y se viva como un espacio integrado.
  1. Arriésgate con los contrastes marcados: Usa el blanco como base pero no como camisa de fuerza. Un contraste marcado de negro o de algún color vivo en uno que otro lugar, puede ayudarte a llamar la atención a ciertos puntos y darle un toque divertido a tu cocina.
  1. Menos es más: Los días de excesos están pasados de moda, dile adiós a todos los platos, cubiertos, ollas o incluso electrodomésticos que no usas. Te permitirá organizar mejor todo aquello que si usas y te ayudará a mantener el orden.
  1. Mantén los mesones limpios: No a los platos apilados (ni siquiera cuando estén limpios), no a los libros de cocina que no has leído ni una vez y no al exceso de accesorios, ¡libera tus mesones, te lo agradecerán!.
  1. Usa los accesorios correctos: Deshacerse del exceso de accesorios no significa deshacerse de todos. Recuerda que ser organizado no es sinónimo de ser aburrido, jarrones, sillas, bowls de fruta o velas en los lugares y con los colores correctos darán el toque de vida que hace falta.
  1. Añade unas cuantas plantas: Las plantas te ayudarán a completar esa sensación de hogar que te hace falta. Al escogerlas fíjate en macetas y plantas que se complementen con el resto de accesorios.