image

¡Es hora de organizar tu cocina!, despídete de lo que no usas y crea un espacio funcional

¿Te ha pasado que te toque buscar y rebuscar para encontrar la sartén que necesitas? ¿Buscas comida en la alacena y encuentras productos vencidos? ¿Debes amontonar lo que tienes porque no cuentas con suficiente espacio? ¡Es hora de organizar tu cocina!

A todos nos ha pasado en algún momento, nos dejamos llevar por la emoción y caemos en promociones 2×1 de productos que no necesitábamos en primer lugar o nos enamoramos de otros y los compramos aún sabiendo que jamás los usaremos, comenzando así el interminable ciclo de acumulación que nos lleva al punto en que los muebles de nuestra cocina más que muebles parecen lata de sardinas, llenos y a punto de explotar.

Si te identificas con alguna de las afirmaciones anteriores haz llegado al lugar correcto, estas recomendaciones te servirán para decirle adiós a aquello que no necesitas y ganar mayor espacio y funcionalidad en el proceso, ¡manos a la obra!

  1. Saca todo: Cuando decimos todo nos referimos realmente a todo, vacía los cajones y las repisas y observa todo con lo que realmente cuentas, te sorprenderá encontrar dentro de tus cajones artículos cuya existencia ya habías incluso olvidado.
  2. Ya que esté todo fuera, haz una limpieza a fondo: ¿Cuándo fue la última vez que hiciste una limpieza a fondo de tu alacena, cajones y repisas? Seguro hace mucho, pero no te preocupes, este es el momento perfecto para entrar a cada rincón y hacer una limpieza a profundidad.
  3. Comienza a organizar y despídete de lo que no usas: Lo que tu no necesitas podría servirle a otro, revisa objeto por objeto y piensa en el uso que le das, si lo has usado solo un par de veces en el transcurso de varios años o si tienes otro objeto que cumple la misma función, lo mejor es regalar o donar.
  4. Organiza según el uso: Al momento de revisar, pregúntate ¿Lo usas cada día, una vez a la semana, una vez al mes o solo en ocasiones especiales? asigna a los cajones y repisas principales aquellos objetos de uso cotidiano, guardalos en un lugar que sea de fácil acceso y destina los espacios restantes a aquellos objetos que poco usas.
  5. Apila las ollas y sartenes: Aprovecha el espacio dentro de ollas y sartenes para guardar otros de menor tamaño, de esta forma podrás aprovechar el espacio al máximo.
  6. Deja despejado el mesón: El mesón es para cocinar, trata de dejarlo lo más despejado posible de modo que puedas cocinar con tranquilidad y cuentes con espacio para ubicar todos los ingredientes.
  7. Revisa la comida: Una vez has terminado con los utensilios de cocina es hora de pasar a la comida, tristemente a muchos nos pasa, tenemos en nuestra nevera o despensa comida que se ha vencido hace meses, deshazte de toda la comida vencida y para que no te vuelva a suceder, deja a la vista los productos perecederos o con fecha de caducidad próxima.
  8. Organiza la despensa y la nevera: El principal consejo para mantener la despensa organizada es separar por categorías. Asigna un espacio para bebidas, otro para cereales y aperitivos y separa también las pastas, harinas, enlatados y otros alimentos con los que puedas contar.

Si luego de aplicar estos métodos encuentras que te sigue faltando espacio, prueba comprando muebles complementarios que te permitan organizar todo lo que hace falta, encuentra los ideales para ti aquí: https://bit.ly/3lTQgH9