image

5 ventajas de las cocinas en acero inoxidable

A la hora de escoger la cocina para tu hogar hay muchos factores que entran en juego, dentro de los principales se encuentran el tamaño, diseño o distribución, factores que nos ponen a pensar una y otra vez ya que determinan qué tan bien se verá nuestra cocina y cómo se integrará con el resto del espacio, sin embargo, hay un factor fundamental que suele pasar desapercibido, el material.

Tu cocina debe gustarte, es más, ¡debe encantarte! después de todo, es una gran inversión que no puede hacerse todos los años y no querrás quedarte atrapado con una cocina que no sea de tu agrado, no obstante, también debes pensar, ¿los materiales que estoy llevando son de buena calidad? Es ahí donde debes revisar sus propiedades y pensar en su vida útil, resistencia a altas temperaturas, facilidad de limpieza, entre otros puntos que te permitirán definir si podrás sacarle el mayor provecho a tu cocina y a la vez asegurar su vida útil.

En Socoda cuando de materiales se trata tenemos un favorito en nuestras cocinas: el acero inoxidable, un material ideal que nos permite tener decenas de ventajas a un costo accesible. Aquí te contamos algunas de ellas:

  1. Mayor vida útil: Ya lo hemos mencionado antes, las cocinas implican una alta inversión que no se puede hacer todos los días, el acero inoxidable te da mayor duración y por ende mayor vida útil, llevándote a necesitar cambios con menos frecuencia. Además de la cocina, te aconsejamos llevar este material a tus electrodomésticos, ollas y cacerolas, así los podrás tener también en perfectas condiciones durante años.
  2. Resistencia a altas temperaturas: El acero inoxidable tiene gran resistencia al calor, lo que te permitirá evitar el desgaste en implementos que se exponen al calor con frecuencia como el horno.
  3. Resistencia a la corrosión: Cualquier persona que haya limpiado alguna vez una cocina entiende que el proceso implica de una limpieza a fondo, en especial en el área de mesón y estufa que entran en contacto con los alimentos. Al tener una cocina en acero inoxidable te olvidas de la preocupación por la corrosión que los implementos de limpieza puedan generar.
  4. Fácil mantenimiento: Que divertido es cocinar, pero a la hora de limpiar más de uno trata de evitar la tarea, limpiar una cocina siempre implica tiempo, sin embargo, cuando cuentas con una en este material, el proceso se simplifica ya que con solo pasar un trapo húmedo se eliminan las manchas y los olores.
  5. Mayor higiene: La regla número uno de las cocinas es mantener los gérmenes afuera, es por eso, que nos esforzamos tanto en el proceso de limpieza, el acero al contar con una superficie no porosa, permite que la limpieza se realice a fondo y haya menos oportunidades para el crecimiento de gérmenes.

Como puedes ver, las ventajas de contar con cocinas con acero inoxidable son muchas, por eso, en Socoda lo incluimos en nuestras cocinas en los mesones y lavaplatos, para garantizarte una mejor calidad para ti y los tuyos.